Lesiones y calambres musculares: por qué ocurren y recuperación

Lesiones y calambres musculares: por qué ocurren y recuperación

En la práctica deportiva las lesiones musculares son muy frecuentes. Aunque no suelen ser graves, deben estudiarse y tratarse para evitar recaídas. Dichas lesiones, suelen afectar las fibras musculares y los tendones unidos a ellas. También pueden afectar los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas, produciendo dolor y ocasionando hematomas.

Las lesiones musculares van desde un dolor muscular o una contractura muscular inicial mínima, hasta una rotura muscular completa.

Se sospecha que se tiene una lesión muscular si hay inflamación, enrojecimiento o hematomas a nivel local. Dolor en reposo y en la movilización. También cuando hay debilidad del músculo o de sus tendones. Además, se presenta incapacidad para mover el músculo o sus ligamentos.

El riesgo de contraer una lesión muscular se da cuando la preparación física previa o posterior al ejercicio es deficiente. Asimismo, cuando existen lesiones previas o una rehabilitación inadecuada o incluso cuando se producen sobrecargas continuadas. Al mismo tiempo, si existe un exceso de tensión muscular, o si se sufre de obesidad o sobrepeso.

Algunas recomendaciones para prevenir las lesiones musculares son:

  • Realizar ejercicios de fortalecimiento muscular
  • Calentar y estirar los músculos antes y después del esfuerzo físico
  • Realizar descansos cada cierto tiempo
  • Masajes terapéuticos
  • Alimentación e hidratación correctas

Por otra parte, tenemos los calambres musculares que son espasmos dolorosos que se producen durante o inmediatamente después del ejercicio. El músculo se pone duro y contraído y no es posible relajarlo.

Aunque cualquier músculo puede sufrir un espasmo, los calambres musculares suelen afectar generalmente a tres grupos musculares diferentes: parte delantera del muslo (cuádriceps), parte trasera del muslo (isquiotibiales) y la pantorrilla (gastrocnemio).

El dolor y los espasmos del músculo son los principales síntomas. Generalmente, suelen desaparecer en cuestión de segundos o de minutos. No obstante, en ocasiones puede continuar durante más de 15 minutos. El músculo puede estar sensible durante las 24 horas posteriores al calambre inicial.

La causa precisa de los calambres todavía se desconoce, pero una teoría sostiene que se producen cuando los músculos se acortan y se utilizan repetidas veces sin estirarlos antes del ejercicio. Otros factores asociados a los calambres musculares son el esfuerzo excesivo, exposición a un clima cálido o frío, deshidratación, desequilibrio de la sal debido al sudor, un nivel bajo de azúcar en sangre, entre otras cosas.
Las recomendaciones para prevenir los calambres son:
Aumentar la intensidad y la duración de tu entrenamiento gradualmente, para darle tiempo al cuerpo a ajustarse al aumento de la actividad.

Si haces ejercicio en condiciones de calor o de humedad, toma bebidas deportivas para reponer los electrolitos cuando hayas acabado.

Haz estiramientos antes y después del ejercicio. Esto puede reducir la susceptibilidad de los músculos a los calambres.

Recuerda que en Amatsu Spa te ofrecemos masajes para prevenir este tipo de lesiones. Tenemos entre los más destacados la masoterapia, que se puede definir como el uso de distintas técnicas de masaje con fines terapéuticos, para el tratamiento de enfermedades y lesiones: en este caso, es una técnica integrada dentro de la fisioterapia.

Así como masajes deportivos, que trata de un masaje indicado para atletas, ayuda a liberar la tensión que se produce en los músculos por el ejercicio. El masaje deportivo tiene como objetivo principal prevenir lesiones, encontrar lesiones, apoyar en el tratamiento de lesiones, luchar contra la fatiga y aumentar la capacidad de trabajo.

Agenda con nuestro spa en Medellín, estamos ubicados en la Carrera 80 # 34 67, Medellín – Laureles. Recuerda que Amatsu Spa es un lugar mágico y acogedor para personas que quieran desconectarse del día a día y disfrutar de un servicio único, al mejor precio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *